Investigan las historias detrás de las momias

arton23588
Investigan las historias detrás de las momias

El tercer museo más visitado en México es el de las Momias de Guanajuato, ubicado a un costado del Panteón de Santa Paula de dicha ciudad del Bajío Mexicano.

Por sus galerías, el público en general puede observar la colección de cadáveres momificados naturalmente más grande del mundo. Pero la mayoría de las veces se pasa por alto que lo que se ve fueron seres humanos con una historia que hasta ahora era desconocida.

Quien ha trabajado en el rescate de dichas historias es María José Abreu Abreu, guanajuatense estudiante de la maestría en Gestión y Desarrollo Cultural del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño (CUAAD).

«Indagué en archivos, saqué biografías, cartas de defunción y así fue como empezamos a dar con la identidad de los cuerpos. Empezamos sin nada y al final teníamos 113 nombres reales de personas que fueron exhumadas del Panteón de Santa Paula, que es de donde salieron las momias. En el museo están catalogadas por nombre, pero sólo son de identificación o catalogación».

Ella comenzó como prestadora de servicio en ese museo hace varios años. Ahí fue donde comenzó a indagar en archivos. Y aunque dicha investigación fue meramente empírica. De ahí salieron datos importantes.

Inquietud

Tras los cambios administrativos del gobierno municipal de Guanajuato, María José Abreu dejó de laborar en el museo. Pero su ímpetu por conocer más sobre las vidas de las momias guanajuatenses continuó. Incluso, cuando ingresó a la maestría del CUAAD donde las estudia ya como parte de su protocolo de investigación.

La originaria de Salamanca, Guanajuato, dijo que la investigación es compleja. Los archivos están distribuidos en varias partes donde han ido a parar las distintas momias. Sin embargo, no todas son exhibidas en el museo.

Ella encontró nombres en diarios anteriores a 1900 del Archivo General del Estado de Guanajuato, así como en documentos del Archivo Registro Civil y el Archivo de Panteón de Santa Paula y de la Universidad de Guanajuato (UG).

«En el Archivo de la UG tienen documentos civiles, contratos y actividades notariales. Ahí sí buscas a Remigio Leroy (la momia francesa y primera en ser descubierta), aparece un documento que él firmó y eso me da a entender que el cuerpo del museo también fue una persona y firmó un documento sobre un derecho de una mina para su esposa”.

Noticias Relacionadas