Conoce La Puerta Roja: Una experiencia deliciosa e inclusiva

La Puerta Roja
Conoce La Puerta Roja: Una experiencia deliciosa e inclusiva

Si eres fan de los chilaquiles, tienes que conocer La Puerta Roja, un restaurante ubicado en la ciudad de León, que además de rico, promueve la inclusión, pues la mayoría de sus empleados son jóvenes con discapacidad.

Ricardo Errejón Ayala es el empresario que inició este proyecto con la finalidad de ofrecer oportunidades laborales a jóvenes con síndrome de Down, discapacidad intelectual, autismo y personas de la tercera edad.

«Me di cuenta de la necesidad de apoyar a jóvenes que no siempre tienen las mismas oportunidades que nosotros, y que muchas veces son excluidos por sus discapacidades», dijo el empresario.

Él y otros socios comenzaron este proyecto durante el 2020, pero a pesar de las dificultades que enfrentaron debido a la pandemia, la Puerta Roja es ahora todo un éxito.

Moisés, Cristóbal y Santiago son algunos de los empleados que siempre transmiten alegría, pues Ricardo afirma que tienen una cualidad que no se encuentra en las personas nuerotípicas.

«Nosotros no estamos acostumbrados a tener tanta pila y a estar de buen humor todo el tiempo. Ellos nos han enseñado muchas cosas, y sin duda se siente el ambiente muy diferente cuando ellos no están», dijo.

Rompiendo barreras

La comunicación es parte fundamental del restaurante. Fue así como Ricardo creó un mecanismo para facilitar la comunicación entre sus empleados y los clientes.

«En el síndrome de Down se les complica entender algunos números o palabras, nos dimos cuenta que debíamos adecuar el lugar de acuerdo a sus capacidades», platicó Ricardo.

«Es por eso que colocamos imágenes o sellos de colores en las mesas, que facilitan su trabajo y comunicación. Nosotros somos el apoyo, buscamos que ellos realicen el trabajo por sí mismos, ellos son los protagonistas, entregan el producto, acomodan las mesas, y se encargan de que los consumidores vivan una experiencia agradable”, mencionó Errejón.

Haciendo conciencia

Actualmente Ricardo trabaja con 15 personas con discapacidad en diferentes sucursales de la ciudad. Su misión es fomentar la inclusión para que más negocios hagan lo mismo, y llevar el proyecto a escuelas y universidades.

Comentó que ya cuenta con el interés del Colegio de Cumbres y de UNITEC para unirse a la iniciativa, y así crear el vínculo con adolescentes e inspirar a ser una sociedad más incluyente.

Además, buscan generar conciencia acerca de las discapacidades y verlo desde una perspectiva más amplia, solidaria y humana, antes de verlo como negocio.

«Debemos empatizar y normalizar todo, en este caso con la discapacidad. Lo que más nos importa es que se pueda transmitir la felicidad que ellos sienten a las personas que nos visitan, porque ellos siempre están sonriendo y ven las cosas de una manera muy diferente a la nuestra”, afirmó. 

Noticias Relacionadas