Pan de muerto de anís: Una dulce tradición para vivos y muertos

El pan de muerto de anís forma parte de las tradiciones en Guanajuato.
Pan de muerto de anís: Una dulce tradición para vivos y muertos

Una de las tradiciones más queridas de México es el Día de los Muertos. Por años, esta clásica celebración mexicana, ha servido para honrar la memoria de nuestros seres amados que ya no están con nosotros, pero que siguen vivos en nuestros corazones.

Esta festividad se caracteriza por incluir gran variedad de elementos que guardan un significado muy especial y que son importantes para preservar las tradiciones, tal es el caso del pan de muerto de anís de Guanajuato.

Un rico bocado de anís y cajeta

Así como en otros rincones de la República Mexicana, en Guanajuato se elabora un pan de muerto especial hecho a base de anís y cuyo proceso de elaboración consiste en mezclar harina, azúcar, levadura, huevo, piloncillo, manteca y leche.

_MG_3866

El pan de muerto de anís, es muy común encontrarlo en cualquier panadería de la ciudad, especialmente en vísperas del Día de Muertos.

Su popularidad se debe a su peculiar forma que se asemeja al cuerpo de un difunto, con los brazos cruzados y los pies juntos.

La cajeta de muerto con la que se acompaña este delicioso pan, es otro de los elementos tradicionales que conserva la capital, el cual se cose en una cazuela de barro o cobre y usualmente es de sabor guayaba y nuez.

La cajeta está elaborada a base de camote, se puede combinar con otros ingredientes como fresa o chocolate para resaltar su dulce sabor y una vez terminada, se debe mezclar hasta lograr una consistencia cremosa.

El pan de muerto como ofrenda

Tradicionalmente, muchas familias acostumbraban colocar alimentos en los altares, especialmente aquellos que disfrutaban en vida los difuntos. Sin embargo, el pan de muerto se ha utilizado desde la época prehispánica y hoy en día es uno de los elementos más importantes para las ofrendas.

_MG_3908

Se tiene la creencia que el pan es un gusto particular, dedicado a los difuntos que regresan a reencontrarse con sus familias el 2 de noviembre y cuya tradición se ha heredado de generación a generación.

Si te encuentras de visita por la ciudad de Guanajuato, no te pierdas la oportunidad de degustar este exquisito bocado, por supuesto, acompañado de su deliciosa y dulce cajeta.

Noticias Relacionadas