Hacen velas de cera de soya

istock-946849986_1
Hacen velas de cera de soya

La sanjuanense Erika Escorza elabora desde hace 3 años velas artesanales con cera de soya y con cera de abeja bajo del nombre de P.Lab.

Por temporada de día de muertos, decidió crear velas en forma de pan de muerto. “Son velas aromáticas que tienen la forma y el olor del pan de muerto. También fabricamos velas con aroma de pumkin spice (calabaza) y de pumkin chai latte, que son sabores de moda”.

Las velas que realiza son hechas 100% a mano. “La diferencia es que las velas normales están industrializadas y usan parafina que es un derivado del petróleo y contamina mucho. En las artesanales cuidamos mucho el proceso y usamos insumos de primera calidad”.

La cera de soya es una planta y no daña la piel, por lo que incluso te la puedes untar: “cuando la vela se derrite, forma un caldo que contiene mantecas y aceites naturales y que te lo puedes untar en las manos”.

También fabrica velas de cera de abeja 100% natural que limpia los espacios, quita las energías negativas, y son intencionadas. “Se prenden los días 11 y 22, si tienes una petición prendes una velita y se la envidas al universo, si no tienes una petición, las velas de miel son mágicas, solo préndela con fe y el universo sabrá que hacer.

Las velas artesanales no dañan el medio ambiente, son aromática y decoran tu espacio. Algunas figuras que Erika maneja son muffin de moras, el vaso con leche y galleta, smoothie bowl con frutos rojos y plátano, y una vela con flores peonías.

“Hay que consumir local, hay que apoyar el producto sanjuanense de Querétaro, pues está hecho con creatividad y mucho cariño” expresa Erika.

Ventajas de la soja
La cera de soja fue inventada por Michael Richards en 1993, que buscaba una alternativa barata a la cera de abeja para fabricar velas naturales. Sus principales ventajas sobre la parafina son que se trata de una materia natural renovable. No tiene relación con la contaminante industrial del petróleo ni emite al quemarse compuestos tóxicos cancerígenos.

Además, producen un 90 por ciento menos del hollín que mancha los muebles y las paredes, se queman totalmente, duran hasta la mitad más y los derrames son fáciles de limpiar, incluso de elementos textiles.

Por otra parte, el punto de fusión de la cera de soja es más bajo. Esto permite que los aceites esenciales añadidos se dispersen antes en el ambiente desprendiendo un aroma más fresco y duradero.

Noticias Relacionadas