¿Por qué familiarizarse con el concepto de recesión económica?

Es importante saber cómo nos puede afectar la recesión económica.
¿Por qué familiarizarse con el concepto de recesión económica?

Seguro has escuchado hablar de recesión económica. Un término que en los últimos meses ha tomado mayor fuerza y que involucra la situación actual de los mercados, la inflación, así como a Estados Unidos y su política monetaria. 

Se ha hablado mucho también de un accionar agresivo por parte de la Reserva Federal (FED), dado que ha apostado por elevar considerablemente las tasas de interés para mantener a raya las presiones inflacionarias luego de la pandemia. 

Obviamente, lo primero que debes tener en cuenta es que esta situación se debe a varios factores macroeconómicos, la mayoría derivados de acontecimientos geopolíticos recientes, léase consecuencias del Covid-19, guerras comerciales y conflictos bélicos, así como las también multicitadas interrupciones a las cadenas de suministros. 

Varias fuentes coinciden en establecer que una recesión económica es una caída general en la actividad económica de un país y su duración puede variar, pero comienza cuando la economía alcanza su pico de actividad y termina cuando llega a la etapa de depresión. 

Resulta complicado establecer cuánto puede durar una recesión económica; no obstante, todas las existentes desde la Segunda Guerra mundial hasta ahora siempre han tenido como particularidad una duración promedio mayor a los 10 meses, aunque la posterior a la pandemia solo duró dos. 

1 2 3 4

¿Cómo saber que estamos en recesión? 

De acuerdo con organismos como la Oficina Nacional de Investigación Económica (NBER por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, los episodios de recesión ocurren cuando la economía deja de crecer y en lugar de ello comienza a contraerse, y el Producto Interno Bruto (PIB) registra dos trimestres de contracciones. 

Sin embargo, como observación especial, los expertos alertan sobre no confundir el término de recesión con el de desaceleración, pues en esta última el PIB sigue creciendo, pero a un ritmo menor. 

Además, otra de las causas principales de las recesiones tiene que ver con la incertidumbre, y seguro te preguntarás ¿eso qué significa? Pues se produce cuando los gobiernos y los analistas no pueden conocer o calcular cómo será el comportamiento de la economía en el futuro. 

Y de la misma forma, las empresas y familias de patrimonio alto pierden la confianza en el sistema, optan por dejar de invertir y en su lugar acumulan capital, lo que por ende reduce la liquidez. 

Recesión económica en Estados Unidos  

No son pocos los que apuntan a una recesión el próximo año en nuestro vecino del norte y principal socio comercial, lo que, a todas luces, de ocurrir sería muy riesgoso para México. 

Y lo anterior toda vez que, en México 40% del PIB son exportaciones, de la cuales 80% se dirigen hacia Estados Unidos, sin contar que, alrededor de 30% del PIB de México depende del crecimiento de EE.UU. 

De acuerdo con el nuevo modelo de Bloomberg Economics, la recesión sería un escenario casi cantado en la Unión Americana para 2023; además, Goldman Sachs, advierte que efectivamente existe gran probabilidad de que suceda.  

Por otro lado, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) van más allá y lo dan por un hecho al establecer sus pronósticos, donde prevén menor crecimiento económico, pro a nivel mundial.  

Incluso, el FMI ha calculado que el equivalente a un tercio de la economía mundial tendría por lo menos dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo este año y do más el entrante. 

Ante todas estas proyecciones, solo resta estar preparado para los peores escenarios. Por ejemplo, expertos de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS) recomiendan a la población posponer gastos innecesarios lo más que se pueda y guardar los aguinaldos para para hacer frente a lo que ocurra el próximo año. 

Noticias Relacionadas