Martha Ayala: primera ingeniera civil de la Universidad de Guanajuato

Martha Ayala
Martha Ayala: primera ingeniera civil de la Universidad de Guanajuato

Martha Elba Ayala, la primera mujer egresada de la carrera de ingeniería civil de la Universidad de Guanajuato, es un modelo a seguir. 

¿Quién es Martha Elba Ayala?

Perteneció a la generación de 1968 a 1973 de la Universidad de Guanajuato, y comenzó su carrera en la Ciudad de México, en una empresa que se dedica al diseño de pavimentos. Después empezó a trabajar para el gobierno del Estado, donde se desempeñó como supervisora y residente de obra.

Más tarde se convirtió en Directora de Costos y Presupuestos para el gobierno del Estado, cargo que ocupó hasta el 2021. Tiene especialidad en diseño de pavimentos, carreteras y costos, además de contar con una maestría en educación.

Actualmente se desempeña como docente en la universidad de León y en La Salle Bajío.

En conmemoración del Día Internacional de la Mujer, entrevistamos a Martha Elba Ayala, una mujer que sigue abriendo el camino para muchas. 

Lo que nos compartió

¿Cuál sentiste al egresar como la primera mujer ingeniera civil de la UG?
Ingeniera Martha: Para mí fue un logro muy importante. Demostrarle a mi familia que podía, sobre todo a mi papá porque él pensaba que no iba a terminar. Me sentí muy satisfecha ya que fue una meta que me había propuesto.

¿Cuáles fueron las principales dificultades durante su trayectoria estudiantil?
Ingeniera Martha: No me querían dar la ficha de admisión a ingeniería civil y mi papá no quería que estudiara eso. Aparentemente todo estaba en mi contra, pero como soy muy perseverante seguí adelante.

¿Cómo podría describir el panorama hoy en día para los estudiantes, en comparación con los años en los que usted estudió?
Ingeniera Martha: Cambió muchísimo, ahora los muchachos tienen más visión, antes no había prácticas y no conocíamos obras.

¿Alguna vez sintió que se le negó una oportunidad laboral por el hecho de ser mujer?
Ingeniera Martha: Sí, mi primer trabajo, dijeron que necesitaban hombres no mujeres. Entonces les dije: “bueno, pues ¿qué van a hacer ellos que no pueda hacer yo?”, y me dijeron que el trabajo que tenían era de campo. Les dije que esa área me gustaba y me pusieron a prueba.

¿Qué la motivó para esforzarse día con día?
Ingeniera Martha: Uno, ser alguien en la vida; dos, demostrarles a todos que las mujeres podemos; y tres, era una meta que me había propuesto.

¿Qué consejo les daría a las mujeres para que se motiven a estudiar cualquier ingeniería?
Ingeniera Martha: Que le echen muchas ganas y que todo lo que se quiere se puede.

Noticias Relacionadas