Sipinna aborda derechos de niñez y adolescencia con Guanajuato

slide2
Sipinna aborda derechos de niñez y adolescencia con Guanajuato

La SE del Sipinna nacional expuso las herramientas prácticas para incorporar la perspectiva de derechos humanos e igualdad de género de la niñez y la adolescencia. Sobre todo en los procesos, actividades y acciones de comunicación social gubernamental.

Eso, en diálogo con servidoras y servidores públicos de la Secretaría Ejecutiva (SE) del Sistema Estatal de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (Sipinna) del estado de Guanajuato y autoridades locales.

Las autoridades de los tres órdenes de gobierno tienen la obligación de tener una comunicación social respetuosa y positiva para niñas, niños y adolescentes.

Eso, para que evite considerarles como propiedad privada de las personas adultas. O como personas incompletas, señaló la directora de Difusión, Información e Interlocución de la SE del Sipinna nacional, Yoloxóchitl Casas Chousal.

En el caso de las niñas y las adolescentes existen prácticas comunicacionales androcéntricas basadas en prejuicios, estereotipos y estigmas que condicionan la interacción con ellas, indicó Casas Chousal.

Tomar en cuenta perspectiva de género

Manifestó que en los medios de comunicación estas prácticas afectan en especial a las niñas y las adolescentes. El no tomar en cuenta la importancia de la perspectiva de género hace más fácil hipersexualizar su presencia y acciones. Violar su intimidad, revictimizarlas, invisibilizarlas. Subestimarlas o normalizar su situación de desigualdad con base en prejuicios y estereotipos.

Por ello, instó a las servidoras y los servidores públicos guanajuatenses a adoptar prácticas de igualdad de género. En especial cuando se expongan situaciones que involucren a las niñas y adolescentes.

Se habló de varias herramientas y medidas en los siguientes puntos:

Todas las imágenes, audios y datos utilizados deberán contar con la cesión de derechos, previo consentimiento informado, firmado por la niña, niño o adolescente y madre, padre o personas tutoras o cuidadoras.
Que la información no ponga en peligro la vida, integridad, dignidad o ejercicio de sus derechos en el presente o futuro.
Utilizar lenguaje con perspectiva de género, derechos, niñez y adolescencia.
Privilegiar que exista una representación equitativa de niñas, niños y adolescentes.

 

Noticias Relacionadas