Sufre Guanajuato «narco-bloqueos»

IMG_20150501_124000_1
Sufre Guanajuato «narco-bloqueos»

Los accesos a Celaya, Salamanca, Juventino Rosas, Salvatierra, Comonfort, Villagrán y Apaseo el Alto, en el estado de Guanajuato, fueron bloqueados con vehículos en llamas por bandas criminales luego de la detención de sus líderes.

El caos de los narcobloqueos se produjo tras la captura de criminales en la zona Laja-Bajío. Los narcos reaccionaron agrediendo a los elementos de seguridad y desatando una locura de autos incendiados que buscaba desquiciar la circulación y desestabilizar y amedrentar a toda la entidad.

El secretario de Gobierno del Estado, Luis Ernesto Ayala Torres, informó que los bloqueos ya fueron desactivados, adelantó, además, que se ha logrado la detención de dos autores de los hechos, pero no dio detalles al respecto.

No es la primera vez que Guanajuato sufre narcobloqueos. En marzo de este años hubo un episodio similar.

Durante un operativo para capturar a José Antonio Yépez Ortiz, el “Marro”—actualmente preso en una cárcel de máxima seguridad— delincuentes robaron vehículos de carga y los quemaron en importantes cruceros viales de distintos puntos de Guanajuato, considerado el estado más violento de México.

El Cártel de Santa Rosa de Lima, supuesto responsable de aquella tarde de violencia, es un grupo criminal surgido de una familia originaria de Guanajuato, dedicada al robo de combustible.

Su fundador, José Antonio Yépez Ortiz se crió en Santa Rosa de Lima, una zona agrícola perteneciente al municipio de Villagrán. Cuando sus actividades delictivas le fueron proporcionando millones, asfaltaba las calles de lo pueblos y arreglaba los quioscos de las plazas. Andado el tiempo, llevó a su familia a vivir a una urbanización lujosa.

Pese a ello, el “Marro”, como es conocido en el mundo criminal, se situó en un bajo perfil. Sin embargo, en 2019 tras amenazar al presidente Andrés Manuel López Obrador, sus días estuvieron contados. 

Pronto se sucedieron operativos en las que el cártel respondió a fuego. El escurridizo Marro se resistió hasta el pasado 2 de agosto, que fue detenido por las autoridades estatales y federales.

El Cártel de Santa Rosa de Lima — que alguna vez e hizo fuerte en el centro del país—, ha sufrido fuertes golpes por parte del gobierno estatal, como la aprehensión de varios de sus líderes.

Noticias Relacionadas